El huevo o la gallina, donde comenzar.

Emprender no siempre es fácil

Al comenzar este proyecto tenía algunas ideas en mente para emprender. Sabía que era lo que quería en cierta medida pero no había nada claro.

Pronto me di cuenta que no tenia los conocimientos necesarios para dar inicio a mi emprendimiento y que era muy poco lo que tenía para ofrecer. 

Comencé leyendo todo material que encontraba sobre copywriting y marketing digital, pero mientras más leía más grande era el embrollo que se hacía en mi cabeza.

Gran parte del material encontrado, se centraba en: conocer al público objetivo, pensar en el cliente, cual es el perfil de cliente y muchas cosas más relacionadas a quien va dirigido el producto o servicio.

Al no estar preparado aún, me sentía muy frustrado por no poder encontrar a quien dirigir toda mi atención.

Pronto me abarco el dilema del huevo o la gallina, me puse a pensar si era más importante conocer al cliente primero o conocer el servicio que quería brindar.

Creo que la gran mayoría de los emprendedores han pasado por algo similar. Se encuentran en un mar de preguntas que tienen que ir respondiendo y muchas veces sin el conocimiento necesario, tienen que tomar las decisiones correctas.

Por eso en esta edición, voy a poner un manto de claridad a estos cuestionamientos para avanzar por un camino no tan borrascoso.

Por dónde empezar

El peor enemigo que podemos tener al momento de tomar una decisión es la ignorancia. Cuando se emprende lo mejor es tener una estructura firme, basada en el conocimiento.

Para avanzar hay que tomar decisiones. Algunas se pueden planificar y otras que hay que resolver en el momento. Pero si el tiempo nos lo permite es mejor estar preparados.

Hay una frase que me gusta mucho del filósofo Seneca que dice:

es una buena guía.

Estar preparado es emprender con sabiduría.

Para llegar a buen puerto creo que lo primero y principal es conocer en profundidad nuestras capacidades y el servicios a brindar. Saber como quiero que me perciban mis futuros clientes.

Es un camino de autoconocimiento largo pero que a futuro dará sus frutos y hará la diferencia. 

Siempre fui autodidacta, pero esta vez decidí tomar un curso de redacción de contenidos para poder alcanzar mis objetivos de la mejor manera. Tener la guía de un profesional que me enseñe el camino.

Ya voy casi por la mitad del curso y me siento más seguro en lo que hago. De a poco voy conociendo en profundidad el rubro y me voy empapando de conocimientos de una manera más organizada. 

Y luego qué

Lo bueno de aprender es que al ver las cosas con más claridad, las ideas se van ordenando prácticamente solas. Puedo reconocer el suelo que estoy pisando. Y así, comenzar a tener un plan. 

La organización es muy importante en la vida de las personas (lo dice alguien que le cuesta ser organizado pero voy aprendiendo), permite ahorrar energía y ver con claridad los objetivos.

Planificar ayuda a estar preparado para afrontar los desafíos de un emprendimiento y poder ver la historia completa de un proyecto. 

Un buen plan es un facilitador y organizador de ideas. Sin plan reina el caos.

Entonces, ¿El cliente no es lo más importante de un negocio?

Me costó entender lo que muchos dicen sobre la importancia de conocer a nuestra audiencia. 

Pero al responder primero incógnitas como qué es lo que quiero como negocio, como quiero que me perciba el mercado, qué posición voy a tomar en el mercado de la redacción, que tengo para ofrecer y de qué manera lo voy a ofrecer, pude ver con claridad la importancia de conocer con quién voy a interactuar.

Siempre, lo más importante para que un negocio funcione es el cliente, pero poder reconocer todos estos aspectos nos permite enfocarnos en lo que realmente importa, la audiencia y el problema que vamos a solucionarles.

Creo que la decisión está en cada uno que resolver primero, si enfocarse en el cliente o en el servicio. Yo tomé la mía, y espero que los resultados se vean reflejados en un futuro cercano.

Por lo pronto, sigo preparándome para cuando la oportunidad toque mi puerta. 

Espero que la suerte me encuentre en el camino. Emprender siempre es difícil pero no imposible.

¿Te gustaría saber lo que sigue?
Inscribirte en mi boletín informativo para estar actualizado de lo nuevo de mi bitácora emprendedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.